viernes, 29 de abril de 2016

Volvieron a renacer


Y un día para sorpresa de todos, nos anuncian que Los Rápidos, Los Burros y El Último de la Fila, se han reunido, han grabado y sale al mercado un nuevo álbum. Una caja, con un contenido de lujo, que no debe faltar en nuestra colección discográfica. 

"Historia de una Banda (Biografía sónica)"



A partir de tenerla en mis manos, sabiendo que iba para examen, es decir,  para el concierto, la empiezo a escuchar, a que entre en vena, porque ese día, hay que darlo todo.

         Historia de una banda (Biografía sónica)
Y lo hace. Los temas nuevos, temas que calan en la piel, que recorren mi cuerpo, como Gladiadora, Ausencias, San Gennaro, Brake. Y conocidos temas antiguos, como Disneylandia, Navaja de Papel, Huesos, Ruta del Sur, Mi novia se llamaba Ramón, sin entender bien porqué, ahora son diferentes para mi.

Los directos de El Último de la Fila, fantásticos todos, Cuando el mar te tenga, Sara, Insurrección, que llegan a emocionar, que te hacen sentir en ese concierto, en ese 1995. Sin olvidar la nueva versión de Llanto de pasión, imposible mejorarla.

Pero ese primer Cd, Los Rápidos 1981, se resiste. Algunas canciones se resisten y se resisten. Hasta el fascinante momento del directo.

Cuando empezó el concierto, cuando aparecieron con esas americanas de cristales, cual bola de discoteca setentera, con ese No, No, No, Septiembre, Grité. Eso fue subir a una nube, y aunque no lo parezca, cuesta bajar.

Siempre hay algo o alguien que hace revivir esos momentos. Y me gusta.

No, No, No.
Tras años de separación de estas formaciones, Historia de una Banda, concierto en Madrid, Sala La Riviera, 21 de febrero 2016, fecha señalada que ya siempre estará marcada en el calendario de mis sentimientos. 

El Maestro, nos dio la bienvenida, con esa originalidad que le caracteriza.

"¡Muy buenas tardes preclaros, esclarecidos e ínclitos amigos, nunca suficientemente bien ponderados! ¡Sed bienvenidos a esta celebración del 35 aniversario! ¡Hoy volvemos a renacer! ¡Y seguimos diciendo!...¡No, No, No!".



Y yo renací musicalmente a los primero acordes de los Rápidos, Los Burros y El Último de la Fila.
       
Y personalmente, renací.

Me hizo pensar que debo, debemos disfrutar del aquí y el ahora.

¿Sufrí una metamorfosis?  No, yo soy la misma, aunque siempre dije que habría un antes  y un después de esa fecha. Soy la misma persona, simplemente, desperté en mi percepción del entorno, personal y musical.  Fue la magia del lugar, la magia de ese día. Porque todo fue MÁGICO. Sí, así, con letras bien grandes.

Ese día todo cambió, esos temas que se resistían, ahora suenan diferente, ahora los entiendo de otra forma, ya son parte de mí. Hasta los temas de El Último de la Fila o de Manolo en solitario, que están presentes en mi día a día cotidiano y son importantísimos, han adquirido un sentido más  especial, si cabe.

 Un día Mágico, 21 de febrero 2016
Fue el concierto de los conciertos. Entrega total de la Banda a su público, que respondió con la misma intensidad. Y de Manolo García, ¿Qué puedo decir?. Era "ÉL",  pero aquel día, lo sentí más grande, multiplicado por si mismo. Próximo en el escenario. Próximo en la calle cuando nos atendió antes de  subir a su taxi, incluso cuando a los pocos metros hizo detenerlo y volver a dedicarnos unas palabras. Palabras de agredecimiento. Él a nosotros, ¿Se puede ser más grande y más sencillo?

Guardo todo este recuerdo y lo hago con una gran emoción y cariño, porque lo compartí con la familia manolera. Esperado y deseado encuentro con amigos  y amigas muy queridos.  Amigos virtuales, con los que se llevaba planeando esta cita, desde hacía meses.

Porque gracias a Manolo García, nos vimos físicamente por primera vez ese día. Incluso algunos de ellos, vinieron a la cola  a vernos, a conocernos, sin tener entrada para este concierto.

Hay que ser manolero/a para poder entender todo esto.

Esta experiencia hace que todo tenga, otro sentido.


SOMOS PURA ESENCIA DEL SENTIR MANOLERO





                                                                                                                                                       

martes, 19 de abril de 2016

Y si llueve...


Como dice el Maestro:

Saldremos a lavar las vidas
"Y si llueve saldremos a la lluvia, a lavar las vidas que van acumulando mugre". Ese mugre que todos acumulamos, porque es algo en común para todos, los de aquí  y los de allá.

La vida está llena de sin sabores, acumula dolor, pesar, acumula resignación, pero eso no es vivir.

Somos como ese mascarón  de proa que desnudo,  se enfrenta a todo lo que le viene encima, solo, estoicamente, o por lo menos lo intenta.

Y aguanta, traga y soporta lo que la vida en forma de viento le trae, lo que ese viaje le acarrea.

Hasta que ya no puede más y dice  ¡basta! , porque  se niega a fingir más, a continuar con tanta mentira, porque no puede resignarse,  continuar con ese sufrimiento que le impide llevar una vida digna, una vida plena, una vida que en definitiva es su vida.

Y entonces no hay más que calzarse unas botas y empezar a caminar, dejar esa proa y bajar a tierra firme.
No importá como sea el camino


Y si el camino no es del todo seguro, porque está lleno de temor, miedo, incertidumbre,  no importará, tocará luchar, porque "si no hay motores tendremos velas".

Y un nuevo tiempo renacerá, con esa cosecha fruto de aquellas semillas y con la paciencia que da el saber que se ha hecho lo correcto, porque en esa "silla de parar las prisas" ya no hay dolor, ya no hay resignación.

Aquel viento que antes nos atormentaba en aquella proa, ahora traerá tiempos nuevos, vidas nuevas, dulces, llenas de ilusión  y de luz.


Respirar, profundamente respirar
Y esa superficie ese camino, que era incierto, lleno de miedo, se convertirá en firme y sentiremos que de nuevo podemos respirar profundamente y los pulmones ya no temerán si es Alisio o Mistral

Porque las velas empujadas por ese viento de la vida, nos llevarán a otros lugares en el que la calma y la paz interior será lo que cuenta.



Porque nosotros,  seremos lo que cuenta.

Y porque si llueve, volveremos a salir a la lluvia, una y mil veces.

 SOMOS PURA ESENCIA DEL SENTIR MANOLERO



sábado, 16 de abril de 2016

Comenzando a volar


Hoy es 16 de abril, a simple vista un día como otro cualquiera, un sábado más, a no ser por un pequeño detalle. Hoy comienza la gira de Manolo García, la gira de Todo es Ahora. Por este motivo, porque Todo es Ahora, creo que es una buena fecha para que empiece esta aventura.

Libélulas azules. Sirocos de una manolera.

¿Y porqué de este blog? La respuesta es sencilla si los que leéis esto, sois seguidores de Manolo García, en cualquiera de sus formaciones. Si no es este el caso, os diré que, 'Libélulas azules. Sirocos de una manolera',  es un espacio de pura esencia. Esa esencia, es la pasión que todos los que seguimos a Manolo García tenemos en común, escucharlo cantar, esas sensaciones que afloran desde el corazón y se transmiten por la piel, es como si se detuviese el mundo, leer sus letras, hasta cuando disfrutamos de sus entrevistas. Porque hasta ellas nos hacen reflexionar. 


Tengo que confesar que empecé a seguirlo con la formación El Último de la Fila, no puedo saber en qué trabajo,  en casa se oía siempre al Último, mi hermano se ocupaba de que eso fuera así. Y poco a poco,  fue calando en mí. Esa fusión de música Pop, Rock con ritmos árabes me ganó desde el primer momento. Era algo diferente. Siempre me ha gustado la música, en muchos de sus generos. Pero especialmente, han marcado mi vida, grupos como, The Beatles, Communars, Queen, Miguel Ríos, Radio Futura, sin embargo, encontré en El Último de la Fila, otra forma de entender la música.

Cuando comentaba que me gustaba El Último de la Fila, mucha gente me decía que todas sus canciones eran iguales. ¿Qué sabrán ellos? Incluso hoy en día lo tengo que seguir escuchando y al igual que entonces, continuo sin entenderlo.
  

Pero debo de reconocer que mi locura manolera, llegó con un Manolo García en solitario, sus letras, cada una de ellas, empezaron a transmitirme algo diferente, no sé,  es como si esas letras estuvieran escritas pensando en mí, en mi vida. Cada situación personal la veía,  la veo,  reflejada en sus temas. Por lo que ha hecho que él, el Maestro, sea esencial en mi vida.

Éramos, Mar Antiguo, Rosa de Alejandría, Nunca el tiempo es perdido, Si te vienes conmigo, San Fernando, Caminaré, Todo es Ahora, De Libélulas, Insurrección...la primera vez que escuché, Insurrección, es un tópico lo sé, pero supe que sería el himno de mi vida. A pesar que hasta hace pocos meses, no supe la verdad del porqué de esa canción, de cómo surgió componerla. Pero son tantos, tantos los temas que causan en mí una emoción especial, creo que como a todos, que sería muy largo enumerarlos.

Los días intactos. Gira 2012. 

Es tal la admiración  que siento por Manolo García, que lo considero parte de mi familia. Y nunca podrá  imaginar lo agradecida que le estoy por hacerme sentir lo que  siento, por haberme hecho encontrar personas con las que poder expresar sin cortapisas mis sensaciones, porque al igual que yo, sienten esta pasión. Personas que hablamos el mismo idioma. Porque somos muchos los que entendemos esto como una filosofía de vida.

Esto hace que esta maravillosa experiencia, me de vida.

Concluyendo, en, 'Libélulas azules. Sirocos de una manolera',   intentaré  transmitir por escrito mis sensaciones, mis pensamientos, ese efecto que me causan las canciones, las palabras, es decir, Manolo García en cualquiera de sus manifestaciones. Porque decir Manolo García es decir: poeta, cantante, pintor... pero sobre todo es decir: hombre generoso, sencillo, humano, comprometido y agradecido; como así nos lo transmite siempre.

Es la primera vez que voy a hacer público estos pensamientos y para mi es algo muy especial. Espero sean de vuestro agrado y si es así, nos vayamos viendo por aquí.

Todo está hecho con muchísimo cariño, consideración, respeto y admiración.

No puedo acabar esta presentación sin hacer una mención. La idea de este blog nace de una gran persona, de un gran amigo, con mayúsculas como yo le digo siempre. Incondicional de Manolo García, él es todo sentimiento y sensibilidad. Él me propuso hacerlo, me ha animado, me ha apoyado y ha hecho que crezca en mí una gran ilusión por este proyecto. Espero estar a la altura y no defraudarle. Tú sabes quién eres.

De corazón. Gracias por confiar en mí.

Gracias Grünfinks.

SOMOS PURA ESENCIA DEL SENTIR MANOLERO